Exposición y actos memorialistas en San Juan de Aznalfarache “Fosas del franquismo: semilla de memoria”

22491848_1963147843701497_810287108717628262_n

22405775_1987170541560513_4110330953673790293_nRepresión franquista en San Juan de Aznalfarache, 24 de octubre de 1936, diecisiete vecinas y vecinos son asesinados por los militares fascistas sublevados.

En la historia de San Juan de Aznalfarache el 24 de octubre de 1936 es una fecha que se recordará por los infames asesinatos que cometieron los militares fascistas sublevados el 18 de julio, sobre la población indefensa e inocente de Sevilla y su provincia, ese día asesinaron en las tapias del cementerio de San Fernando de Sevilla a cuarenta y tres personas, muchas de ellas aún sin identificar, de Alcalá del Río, Camas, Coria del Río, El Garrobo, Mairena del Aljarafe, Morón de la Frontera, Sevilla y San Juan de Aznalfarache. De nuestro pueblo, ese fatídico día asesinaron a sangre fría, sin juicio y sin haber cometido ningún tipo de delito, a diecisiete personas, once vecinas, nueve de ellas aceituneras, y a seis vecinos, entre las víctimas de ese día se encuentran las dos hermanas Gabina Isabel y Francisca Porro Domínguez de 36 y 43 años; María Arriaza Calero de 22 años, posteriormente le asesinarían a dos de sus hermanos, Diego de 18 años y José de 21 años; el matrimonio formado por Guadalupe Sánchez López y su marido Antonio Anillo Marín, dejaron huérfano a Manuel de 10 años, su único hijo; Leonisa Gallardo Maya, 19 años, dos semanas antes que a ella asesinaron a su padre Francisco Gallardo Hernández; Carmen Bermúdez Pavón 36 años, cuatro días antes, el 20 de octubre asesinaron a su hermano Juan Bermúdez Pavón con 21 años. Y así con todas y cada una de las personas restantes Por la fecha de sus asesinatos deben encontrarse en la fosa común del Monumento o Alpargateros, sus cuerpos se encuentran entre las más de 4.500 personas asesinadas por los militares fascistas sublevados que se hallan en las fosas comunes del cementerio San Fernando de Sevilla, unas 2.000 siguen sin identificar.

Fuente: