San Juan de Aznalfarache por la libertad y la tolerancia

23231492_1165247466953564_1825482384841209817_n

“La base de cualquier Revolución es el amor” Aleksandra  Kolontái.

Cuanto amor tenían esas aceituneras, cuanta revolución brotaba de sus vidas.

Al contrario de lo que dijo Rosa Luxemburgo, esas mujeres se movieron, sintieron sus cadenas y lucharon contra ellas.

15 mujeres cuya lucha quiso ser silenciada el 24 de octubre de 1936 por balas asesinas del fascismo y la barbarie.  81 años después la memoria rescató la voz que seguía resonando, junto con tantas otras, en su pueblo, en San Juan de Aznalfarache, en forma de monumento.  Flores que formaban la bandera republicana adornaron los azulejos.

Dijo Cicerón que el que sufre tiene memoria. Parece que hay personas que nunca sufrieron. Los herederos de aquellos que quisieron acabar con los valores republicanos de igualdad, los herederos de los que impusieron  40 años de odio en forma de asesinatos y torturas, destrozaron el monumento el mismo día de su inauguración.

Pero ni nos callaron, ni nos callarán. Como nos recordaba constantemente el poeta comunista Marcos Ana, hay que seguir luchando,  aunque a veces sea una utopía, hay que ser feliz luchando como Don Quijote contra molinos de viento.

Desde el PCA en Sevilla os animamos a participar en la manifestación del próximo domingo día 5 de noviembre que a las 12:30h, partirá desde el  “bar Faroles” en San Juan de Aznalfarache llegando al monumento a las aceituneras.