El PCA Sevilla condena los actos xenófobos ocurridos en Pedrera y traslada su solidaridad al alcalde y a sus vecinos.

112Bustamante muestra su preocupación por los ataques a la comunidad rumana y espera que la normalidad se restablezca lo antes posible en el pueblo.

El secretario político del Partido Comunista de España (PCE) en Sevilla, Miguel Ángel Bustamante, ha mostrado este martes su preocupación ante los actos violentos contra la comunidad rumana sucedidos en Pedrera y ha trasladado su “total apoyo” a los vecinos y vecinas de esta localidad de la Sierra Sur y a su alcalde, Antonio Nogales (IU).

“Rechazamos contundentemente los altercados racistas y xenófobos que se han llevado a cabo en Pedrera estos días atrás, al calor de un incidente aislado y menor de tráfico, al tiempo que expresamos nuestro deseo de que la normalidad se restablezca cuanto antes en el municipio y que los actos vandálicos cometidos no vuelvan a producirse nunca más”, ha apuntado Bustamante.

Desde el PCA han manifestado su rotundo respaldo al alcalde y su solidaridad con los vecinos y vecinas de “este pueblo trabajador, donde siempre ha imperado la convivencia y la tolerancia”, ante estos “hechos tan lamentables que están enturbiando la vida cotidiana y el buen nombre de Pedrera”, ha señalado el también diputado de IU en el Congreso.

“Nos produce mucha rabia y tristeza que unos cuantos oportunistas estén aprovechándose de unas circunstancias puntuales para atizar en Pedrera el odio al diferente y para propagar mensajes, propios de la ultraderecha, de carácter claramente racista y xenófobo entre la población del municipio”, ha abundado el secretario político del PCA en Sevilla.

Por todo ello, “desde el Partido Comunista en Sevilla nos sumamos al llamamiento a la calma que desde el Ayuntamiento se está haciendo a los vecinos de esta localidad para que la situación no vaya a más”, ha indicado Bustamante, quien espera que se identifique a las personas que están detrás de estos disturbios y que no se vuelvan a producir nuevos actos vandálicos contra la comunidad rumana en la Sierra Sur.