La Coordinadora Andaluza de Mareas y Plataformas de la Sanidad Pública se reúne con todos los grupos parlamentarios, excepto el PSOE que incompresiblemente se negó a reunirse

DEL ORGULLO A LA VERGÜENZA: LA SANIDAD PÚBLICA ANDALUZA SE ENCUENTRA EN UNA SITUACIÓN CRÍTICA Y EXIGE MEDIDAS URGENTES

Imagen_Marea-Blanca-Sevilla

Los recortes presupuestarios y las políticas de ajuste, en un contexto de privatizaciones y externalizaciones, están llevando a la sanidad pública andaluza a un proceso de deterioro progresivo, disminución de la calidad asistencial, aumento de las listas de espera y colapso de los servicios de urgencias… todo ello también a partir de una disminución salvaje de los recursos humanos, económicos y asistenciales de la Atención Primaria de Salud.

Por todo ello, la Coordinadora ha expuesto a los grupos parlamentarios la necesidad urgente de elevar los presupuestos a las cantidades previas a los recortes, recuperando las inversiones perdidas en estos años y garantizando un “suelo presupuestario” de un 7% para su financiación.

De la misma manera, la Coordinadora considera que el Proyecto de Ley de Sostenibilidad no garantiza la estabilidad del sistema sanitario público andaluz al obviar la garantía presupuestaria, no contemplar la participación comunitaria y de los profesionales y consagrar un modelo de gestión economicista y competitivo como son las “Unidades de Gestión Clínica” que debieran ser superadas.

La Coordinadora ha expuesto a los grupos parlamentarios su preocupación por problemáticas tan graves como las que afectan al transporte sanitario de urgencias y emergencias, con frecuencia realizados sin personal sanitario. O las referidas a los sistemas de mantenimiento de los centros, en progresiva externalización con abaratamientos de costes que afectan a un funcionamiento mínimamente eficaz en perjuicio de usuarios trabajadores sanitarios.

Igualmente, se han reiterado las iniciativas, aprobadas en una PNL, relacionadas con las actuaciones impulsadas desde la Subdirección Médica con respecto al papel de las Inspecciones Médicas, obligándoles en la práctica, a asumir las indicaciones de las Mutuas Patronales en las altas laborales, manteniéndose las represalias que se les han impuesto a algunos de ellos; así como en las inspecciones de los centros, en las que a los profesionales le están abocando a convertirse más en “asesores” de los centros sanitarios privados que en controladores del cumplimiento y adaptación a las reglamentaciones existentes.

Finalmente, los diferentes portavoces de las provincias, además de los temas generales anteriormente citados, han expuesto los temas más concretos de cada Provincia. En Sevilla se ha hecho especial hincapié en el grave problema del Hospital Militar, sumido en un proceso de abandono y deterioro progresivo que amenaza incluso su posible demolición. O “demolición o recuperación” se les ha transmitido. Los problemas derivados del Mapa sanitario en Peñaflor, las deficiencias en el transporte sanitario y atención a las urgencias en la Sierra Sur, o la situación de determinado CHARES o CARES también han sido expuestos, tomando nota los diferentes grupos parlamentarios, excepto el PSOE que se negó a reunirse con la Coordinadora Mareas y Plataformas que tratan esta problemática y que continuarán con las movilizaciones, reivindicaciones y alternativas para mejorarla.