El Partido

El Partido Comunista de Andalucía en Sevilla, como parte del PCE, se define marxista revolucionario, y esto significa, en palabras del propio Marx, que como comunistas nuestro interés no es otro que el propio de los trabajadores y trabajadoras por su emancipación.

Es, por tanto, aspiración permanente de este Partido constituirse en forma superior de organización de la clase obrera, y en interprete permanente de los intereses generales y concretos del pueblo.

El principal instrumento que los y las comunistas empleamos para dicha interpretación es el análisis materialista y dialéctico de la realidad, que permite conocer las posibilidades de la clase obrera en cada momento, ajustando nuestra estructura y fisiología de Partido a las necesidades estratégicas.

El PCA, a través de este Congreso aplica los principios marxistas del PCE a la realidad específica de Sevilla, pero en interés de la clase obrera internacional, tendiendo a la unidad del movimiento comunista, que es en esencia internacionalista.

Este Congreso contribuye al desarrollo del PCA, comprometiendo a la militancia con su política desde el principio de lealtad al Partido. Las diferentes opiniones respecto a cuestiones organizativas deberán ser debatidas intentando alcanzar posiciones consensuadas y ajustadas a la realidad. En todo caso, es principio de las y los comunistas anteponer el interés colectivo de la clase y el Partido a los objetivos particulares.

El PCA basa su funcionamiento en los principios organizativos de la democracia interna y la cohesión, que se concreta en la adopción de acuerdos y la toma de posición, tras amplio debate, por mayoría de los órganos, y garantiza el cumplimiento de los mismos, con la flexibilidad que la práctica demande, mediante la supeditación de la minoría a la mayoría y el principio de unidad de acción.

El PCA se implica en el fortalecimiento del movimiento obrero y del movimiento sindical mediante la participación de su militancia en CCOO de Sevilla, y en especial, en el fortalecimiento de su sector crítico, y sin descartar la actividad del propio Partido en los centros de trabajo. Esa participación fortalece el movimiento obrero y lo orienta hacia el interés general, político.

Asimismo, el PCA se implica en el fortalecimiento de los movimientos sociales y en su desarrollo en la perspectiva anticapitalista, explicando y defendiendo nuestras posiciones desde el particular respeto a la autonomía de cada movimiento. El PCA, en particular, juega un papel activo en el movimiento Antiglobalización y antiimperialista, trasladando al mismo su análisis sobre el imperialismo, los recursos organizativos oportunos y su visión estratégica de la transformación social.

El PCA participa en la estructura de IULV-CA de Sevilla, contribuyendo en ella al fortalecimiento de la posición política que defendemos, y tratando de acercar posiciones respecto a los distintos sectores anticapitalistas que se integran con nosotros y nosotras en Izquierda Unida.

En los distintos ámbitos en que las y los comunistas nos movemos, el objetivo es la consecución del Socialismo y el Comunismo, y es en base a ello como fijamos los objetivos parciales en cada frente de trabajo.

En este sentido, el PCA reconoce sus errores del pasado al renunciar a una gran parte de sus funciones como Partido Comunista, cuestión que fue analizada en nuestro último Congreso Provincial y que desde entonces tratamos de corregir, y hace una clara apuesta por incrementar su presencia organizada y su discurso revolucionario en los diferentes frentes de masas.

Es necesario, para ello, combatir todas las manifestaciones diluyentes que puedan darse en los distintos niveles del Partido, para ajustar su estructura y funcionamiento a la organización social de una alternativa revolucionaria.

También, en idéntica línea, es preciso perfeccionar los mecanismos de dirección colectiva, y asumir los principios comunistas de crítica y autocrítica como mecanismos imprescindibles para que dicha dirección pueda responder a las necesidades estratégicas.

La democracia, entendida en su sentido más pleno, es la mayor garante de la unidad de acción que el Partido necesita desarrollar en cada uno de sus frentes. La democracia es para las y los comunistas democracia protagónica y, a nivel interno, representa la participación y el compromiso de toda la militancia con la definición de la línea política a seguir. La democracia protagónica genera inevitablemente unidad de acción. Es, así mismo, una de las bases de la educación ideológica de los y las militantes del Partido, sin la cual la renovación y el desarrollo de métodos de trabajo de nuevo tipo es materia imposible.

Las Organizaciones Locales. Agrupaciones Sectoriales y Frentes de Trabajo

La agrupación es la organización de base del PCA, el lugar donde los comunistas debatimos, elaboramos, llegamos a conclusiones y nos organizamos, en primera instancia, para actuar en el seno del movimiento obrero, los movimientos sociales e Izquierda Unida.

La agrupación debe desarrollar un trabajo planificado democráticamente por el conjunto de la militancia, que tenga presente las condiciones en que se desenvuelve nuestra actividad, las prioridades políticas establecidas, las enseñanzas prácticas de nuestro trabajo y los recursos materiales y efectivos militantes con los que cuenta la organización.

En función de estos parámetros, la agrupación se subdivide en frentes de trabajo: núcleos del Partido que permiten una relación fluida entre militante y organización y una militancia continuada que garantiza que cada camarada tenga asignada una función, una parcela de trabajo político.

Con carácter general se establece como prioritaria la creación, en el seno de las agrupaciones de los siguientes frentes de trabajo:

  • Frente obrero y sindical.
  • Frente Vecinal.
  • Frente antiimperialista y por la paz.
  • Frente Feminista.
  • Frente Ecologista.

En el desarrollo de estos frentes prioritarios de organización para la acción, la agrupación participa en el movimiento popular de manera planificada, teniendo presente el sector social donde estamos trabajando, sus condiciones materiales, su nivel de lucha, su nivel cultural, y el papel estratégico que juegan los planes de trabajo de la organización. Unos planes que deben ser evaluados permanentemente en relación con las enseñanzas de nuestra práctica, permitiéndonos renovar la relación ideológica, política y orgánica del partido con los sectores sociales a los que nos dirigimos.

El Comité Local es el órgano de dirección política y organizativa en su ámbito de actuación, encargado de organizar a la militancia en agrupaciones y frentes de trabajo de la forma más eficaz para desarrollar la estrategia y táctica del partido.

El Comité Local contará, al menos, con las siguientes responsabilidades:

  • Secretaría Política.
  • Secretaría de Organización y Finanzas.
  • Secretaría de Formación.
  • Secretaría de Agitación y Propaganda.

Al Comité se sumarán, como miembros de pleno derecho, los responsables de cada uno de los frentes de trabajo que se vayan organizando en el seno de la agrupación.

Por decisión del Comité Provincial y con el acuerdo de las agrupaciones implicadas, se podrán crear Comités Comarcales que integren a distintas organizaciones locales cuando así lo aconsejen las condiciones en que se desarrolla el trabajo político o la organización administrativa del ámbito de actuación (Comarca, Mancomunidad o Consorcio).

Tanto los Comités Locales como los Comarcales rendirán cuentas de su gestión ante la militancia de forma periódica, concretándose este principio organizativo de acuerdo con las normas estatutarias del partido.